QUIÉN SOY
CONTENIDO
ASESORÍAS
CURSOS
PODCAST


Bienvenido al episodio #2 de Desapégate de tu ex podcast, donde hablaremos de ¿Cómo lidiar con el remordimiento que me genera dejar a mi pareja?

Soy Romina Vénica trabajo con mujeres que quieren separarse de sus parejas y no se animan por miedo e incertidumbre y las ayudo a aclarar sus emociones, armarse de valor para tomar la decisión de separarse si eso es lo que quieren y las acompaño en el proceso de duelo para que logren la Paz interior y reinventen su vida.

Y este tema salió porque el Jueves de la semana pasada envié un correo a todos los suscriptores de www.serexcepcional.com para hacerles un par de preguntas, conocerlos más para poder saber con quien estoy hablando cada vez que mando un e-mail, escribo en mi blog y hago estos podcast y quisiera aprovechar esta ocasión para agradecer a Maider Tomasena, que es quien me enseñó a tener esta conexión más profunda con mis seguidores.

Y en las respuestas de ese mensaje, gracias por responder, me han contado muchas historia muy interesantes, de las cuales una relataba algo muy parecido que había vivido yo, en esa pareja que te conté en el episodio anterior.

Pues, la cosa era que yo tomaba valor para terminar esa relación, me decidía, ya me gustaba otro chico y todo. Listo me decía, esto lo corto acá y sigo con mi vida. Y cuando llegaba el momento de hablar con mi pareja, siempre hacia lo mismo… me ponía fría y distante por mensaje (todavía no existía el whatsapp) y cuando él se daba cuenta que algo raro pasaba, le decía: tenemos que hablar.

Él me confesó después de años que ya sabía que cortaría la relación cuando actuaba de esa manera, y sin embargo, yo no lo había notado hasta que me lo mencionó.

Cuando le decía que quería terminar, en realidad no sabia que palabras usarno quería hacerle daño, quería que poco a poco se diera cuenta que ya no iba para más pero no era consciente que el poco a poco era una esperanza para él de que siguiera en la relación.

Terminaba diciéndole que quería un tiempo para pensar, que no sabia lo que sentía por él, que estaba confundida. No se si me creerás, pero me dolía su dolor. Sus ojos cuando se bajaban y se llenaban de lagrimas, y ponía una sonrisa falsa para bajar la tensión del momento.

Odiaba esa situación, porque sentía que la seguridad de mantenerme firme en mi decisión me habían abandonado por completo y me quería retractar en el mismo instante. Como si le dijera: era una broma, ponte bien, estas cosas que se me cruzan en mi cabeza, no me des articulo.

Cuando se iba, tenia ganas de gritar, enfurecida conmigo misma. ¿Cómo estaba segura y después ya no lo estaba? ¿Cómo sabia lo que le diría y después no sabría cómo iniciar la conversación? ¿ Cómo quería una cosa y después otra?… Estaba echa un caos.

Y veo que no soy la única que pasó por esto.

Sabes, de chica me molestaron las discusiones, peleas y que la gente se lastime. Pienso que por eso, cada vez que lo veía sufrir sentía un puñal en el pecho. Si decepcionaba a mis padres también lo sentía o si cualquiera sufriera por algo que dije o hice, lloraba en mi corazón.

Sin embargo, esto puedes verlo con algo bondadoso, pero depende de cómo lo uses. Yo lo usé mal, porque ponía a otros por delante mio. Prefería que él fuera feliz, que no sufriera y por eso regresaba. No era capaz de superar el remordimiento de ser una mala persona que daña a otros. Eso bajaba mi autoestima. Optaba por estar con quien no amaba, a tener una mente intranquila y con culpa.

Es inscribe como cambió mi perspectiva con lo que aprendí del funcionamiento de la mente humana. Pude descubrir que esa "Paz" que supuestamente me daba el no tener culpa, no era paz, solo era "No culpa". Quiero decir, después de unos días de retractarme y volver a la relación, ya no tenia culpa, pero tampoco paz interior, porque seguía pensando que ya no quería más esa relación.

¿Y cuál es el camino correcto que debemos tomar en este caso?

No hay camino correcto e incorrecto. Solo hay experiencias que elegimos vivir. Cada vez que reintentamos en esa relación, repetimos las sensaciones de confusión emocional. Y pensar en separarnos nos genera incertidumbre, inseguridad, miedo paralizante.

Entonces, ¿Cómo lidiamos con el remordimiento que nos genera terminar la relación?

Tomando conciencia que él es una persona igual que tu, con los mismos derechos que tu y no hay nada que lo haga superior a ti.

Cuando subimos en un pedestal a nuestra pareja, porque nos trata bien, porque es buena persona, porque me ama, porque es atento conmigo… es cuando nos sentimos inferiores y culpables de su dolor.

Todos sufrimos de diferente modo la separación de una pareja, algunos con mas intensidad, otros con mas tiempo y no hay manera de zafar de ese duelo. Es más, si intentas distraerte con otra persona o con drogas, alcohol o lo que fuera, solo estas posponiendo ese dolor, y eso no es sano, porque repercutirá en tu futuro y en relaciones futuras.

Quisiera concluir porque este tema es tan amplio que me voy por todas las ramas y deseo que quede claro cómo lidiar con el remordimiento de dejar a tu pareja.

Primero tienes que escucha a tu corazón que te dice lo que quieres, si sabes que ya no quieres estar en esa relación, dícelo y deja la culpa de lado. Tú te mereces estar con alguien que ames y él también se merece alguien que lo ame.

Tú no cambiarás de parecer, ya no quieres eso, y no lo revertirás, por lo cual la relación se va a terminar ahora, en un mes o dentro de 5 años. Es decir que, él va a sufrir de todos modos. No lo puedes evitar.

Pero para que te quedes tranquila quisiera que sepas que todo dolor viene de un apego emocional. El amor no duele. Y este es un tema muy interesante para un próximo podcast. No quiero decir que no te ama, pero si quiero afirmarte que él tiene tan poco amor propio como tú.

Ambas son personas que no se conoces a si mismas y no se aman. Porque digo esto, porque cuando hay amor propio no te quedas en una relación sufriendo, no sientes culpa, tampoco permites que alguien venga y se vaya de la relación cuando quiera.

Cuando te amas, si ves que ya no va más una relación, te alejas con la conciencia tranquila que aprendiste, diste lo mejor de ti y ahora vienen cosas nuevas, sueltas, te vas o dejas que se vayan para siempre.

Algo de apego siempre va a haber, somos humanos y nuestra naturaleza es así, pero es solo la costumbre de estar con esa persona y una breve incertidumbre de ¿qué va a pasar ahora?

¿Qué puedes hacer para dejar de sentir esa culpa? Dejar de ver a esa persona ahí arriba, por encima de ti, él es una persona más, no es dios. Tú mereces ser feliz igual que él, mereces una relación apasionada y divertida, él también. Súbete a ese peldaño donde esta él y aumenta tu confianza poco a poco.

Si quieres recibir contenido gratuito ve a serexcepcional.com y suscríbete. Soy Romina Vénica, nos vemos en el siguiente episodio.

Besos

>>SUSCRIBIRME